martes, 8 de mayo de 2012

Del Azúa al cielo (Homenaje a Carlos Pardo)

Como todos los años a principios de Mayo, los días 11, 12 y 13 se van a reunir más de 1.200 jugadores de entre 6 y 14 años en un patio de colegio. Se va a celebrar en Zaragoza el torneo nacional de baloncesto Claudio García Ucero (el torneo más grande a nivel nacional organizado por un colegio público), que en 2012 alcanza su XI edicción. En el Colegio Doctor Azúa, un lugar de sobra conocido por cualquier persona que forma parte de la familia del baloncesto aragonés (y parte del baloncesto nacional). Un lugar, en el que el naranja y el negro no son unos colores, son un símbolo y el balón de baloncesto es casi una religión. Un lugar en el que se han formado, se forman, y se formarán grandes baloncestistas como Rodrigo San Miguel o Javi Marín, pero esa es la formación que menos importancia tiene. Porque en el Doctor Azúa lo principal siempre ha sido formar a las mejores personas. Y en eso Carlos Pardo siempre destacó.
Carlos es de ese tipo de personas diferente. Un enamorado del baloncesto y del azúa. Un entrenador que muy popular en el baloncesto de formación. No de esos que ganan todos Campeonatos de España y todos torneos en los que participan. Sino popular por sus grandes virtudes que poseía como persona. En cada pista de patio de colegio o pabellón en el que entrenaba siempre le acompañaba su sonrisa, con su amabilidad y bondad, por la ilusión por enseñar este deporte a cualquier persona, en especial a los pequeños, y una gran cantidad de valores humanos que tenía.


Una persona que durante sus años como entrenador se ganó el cariño de miles de entrenadores, jugadores, padres, madres, árbitros, oficiales de mesa, directivos, etc. sin importar el equipo al que pertenecieran, cariño de la familia del baloncesto, esa que tanto le ha admirado y que tanto le echa de menos ahora, desde que el 8 de marzo subió al cielo tras luchar contra una enfermedad a la que le plantó cara hasta el último día.

Para la gente que no le conoció, espero que con este prólogo para un libro sobre la vida de Carlos escrito por su gran amigo, su hermano Willy Tisaire, pueda descubrir lo grande que fue.


"Querido Carlos:

Este pequeño libro es un minimo homenaje a un ser extraordinario, un hombre radicalmente BUENO. Es una expresión del amor que p...or ti sentimos todos aquellos que tuvimos el privilegio de conocerte y que sirva de perpetua muestra de cariño, respeto y admiración. Ademas queremos que tu familia, tus padres, hermano y sobrino les quede para siempre en estas fotos y en estos textos una pequeña parte del inmenso legado que dejaste en nosotros para siempre, una perpetua huelle indeleble que pelearemos para que permanezca para siempre anclada a nuestros corazones.

Desde que enfermaste y finalmente nos dejaste no ha habido ni un solo dia que no haya pensado en ti, en tu eterna sonrisa, en nuestras batallas juntas de los últimos veinte años. Cuando estoy en mi cuarto en el Pabellon del Azua o en el patio viendo a los niños jugar aun espero que dobles la esquina y vuelvas a estar a mi lado. Te echo profundamente de menos, se me ha ido un HERMANO, me han arrancado parte de mi. Eras radicalmente bueno porque a esa virtud unias la humildad y la ausencia de vanidad. Todos estos años he conocido actos de bondad tuyos hacia los demás y siempre quisiste que nadie lo supiese porque odiabas la ostentación y el protagonismo. Sueldos mensuales gastados en comprar unas bolsas de deportes a unas niñas, pagar cuotas de clubes a niñas desfavorecidas, entrenar gratis a equipos que no eran de tu club para darle ese sueldo a un entrenador enfermo, ayudar a cualquier amigo siempre y en cualquier circunstancia.

Si me escucharas ahora me dirias como siempre, “si cuentas algo me enfadare contigo”. Pero es que además esa humildad impidió que se reconociera en ti al mejor entrenador de base que he visto en mi vida y podre ver jamas. No hay mas que preguntarle a dos entrenadores de la talla de Carlos Iglesias y Alex Cebrian de los cuales fuiste ayudante. Eras trabajador incansable, pedagogo cariñoso y excelentemente preparado tecnica y tácticamente a base de horas de estudio y trabajo, con la dificultad añadida que tu empezaste futbolista y tuviste que aprender cada gesto técnico, cada movimiento. 

Podría estar escribiendo horas sobre ti, sobre todo lo que vivimos juntos, como costruimos juntos ese sueño que fue Casablanca, donde acabamos con 3 equipos en fase final de un Campeonato de España el mismo año y con el Helios que luego ascendió a Division de Honor o como trabajamos la cantera de Mann Filter y las jugadorazas que salieron de ali y sobre todo como hemos disfrutado de nuestra mutua pasión naranja, de donde mas hemos sido felices juntos, en esa maravilla llamada Doctor Azua donde nuestro amor por la educación los niños y el baloncesto nos permitio ser Peter Panes que nunca crecimos gracias a gente como Claudio Garcia, Jose Antonio Gotor o padres como Jose Antonio o Mariano, jose Luis, Maria Jose, Arturo y tantos otros de los que no me querria olvidar. Aun me acuerdo el orgullo con el que me contaste que cuando Mariano entro en la habitación del hospital y les presentaste a tus padres como tu jefe, Mariano les dijo: su jefe no, su amigo.

En tu enfermedad has sido un titan, un héroe, una fuerza de la vida, un ejemplo de enterza y amor, si ya mi cariño era grande hacia ti, en la enfermedad fue admiración y asombro permanente. Solo el detalle de llamar a Carlos por preocuparte por su hijo dos días antes de dejarnos cuando tu pelea era aun mas dura contra la enfermedad y el dolor muestran la enterza de tu animo, la bondad de tu corazón y la grandeza de tu alma. Tan solo mientras espero encontrarme contigo en algún patio de duro y calido asfalto un mediodía de primavera los dos codo con codo, con una turba de zagales de naranja a nuestro alrededor hago mias las palabras del poeta Miguel Hernandez a su amigo Ramon Sije y digo:

En Zaragoza, su pueblo y el mio, se me ha muerto como del rayo Carlos Pardo, con quien tanto quería.

Jamas te olvidare hermano


Willy Tisaire"




Las distintas actividades que se van a disfrutar en el torneo son las siguientes:




MARTES 8:

17:00 Charla de Luis Cantarero, profesor de psicología de la Universidad de Zaragoza y psicólogo del Real Zaragoza sobre el papel de los padres en la experiencia deportiva de sus hijos. (Comedor del Doctor Azúa).

18:15 Aragua: una experiencia de superación. Una experiencia de superación. Los deportistas Enrique Ruiz (entrenador), Nuria Embid (nadadora), Edgar Escolan (natación y baloncesto) y Elisabeth Villarroya (natación) enseñaran como utilizar el deporte para superar cualquier dificultad. (Comedor Colegio Doctor Azúa)

MIERCOLES 9:

17:00 Charla coloquio con Jose Luis Abós (Entrenador del CAI Zaragoza) y Pablo Aguilar (Jugador del CAI Zaragoza) donde serán homenajeados por sus grandes detalles humanos con Carlos Pardo, entrenador del Azúa y CAI Zaragoza (comedor del Doctor Azúa)


VIERNES 11:

17:30 Comienza el torneo con partidos de escuelas desde 3º de infantil hasta 2º de primaria.

20:00 HOMENAJE A CARLOS PARDO. El colegio Doctor Azúa y los diferentes clubes y colegios en los que desarrolló su carrera celebran un homenaje en honor a Carlos Pardo con la asistencia de sus padres, su hermano y sus sobrinos, donde se descubrirá una placa en su recuerdo en el pabellón y se hará entrega de un libro sobre su vida con fotos y palabras de sus amigos preparado por el Colegio Doctor Azúa, y diferentes obsequios de los clubes participantes. Durante el homenaje se jugará un partido de sus ex-jugadoras, con presencia confirmada de dos jugadoras de Mann Filter Zaragoza, Estela Royo y Cristina Ouviña. También se jugará el Doctor Azúa contra CB Alagón (equipo del sobrino de Carlos).


SABADO 12 y DOMINGO 13:

Desde las 9:00 del sabado y hasta las 14:00 del domingo más de 1.200 jugadores jugarán más de 150 partidos en 12 pistas. Una fiesta del baloncesto en la que habrá medallas, trofeos y camisetas para TODOS los participantes. Con más de 100 personas trabajando para que todo salga bien.




No puede haber mejor regalo para Carlos que todos esos niños felices botando un balón de baloncesto, haciendo amigos de otros equipos, el mejor homenaje que se le puede hacer.


Carlos, un ABRAZÚA allí donde estés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada